Empoderamiento

Por Gonzalo Muñoz Tapia.

El poder no es algo que se puede tener como una especie de substancia: el poder es un producto de las relaciones entre las personas. El poder que tengamos va a determinar nuestra capacidad de actuar y también de influenciar sobre las decisiones de otros.

En la sociedad hay sectores vulnerables que tienden a ser marginados de las tomas de decisiones (incluso si esas decisiones los involucran directamente). Estar “empoderado” significa tener un rol activo, y no ser simplemente un destinatario de las acciones de otros. En el caso de la salud, las organizaciones internacionales (como la Organización Mundial de la Salud o la Organización Panamericana de la Salud) recomiendan la participación activa de todos los sectores de la sociedad involucrados en temas específicos y en la salud en general. Es en este punto en dónde, actualmente, falta por hacer.

Estar empoderado en la salud es un trabajo arduo pero necesario porque aún estamos acostumbrados al sistema asistencialista: frente a un problema se nos da una solución específica e inmediata, que aceptamos sin mayor análisis. Por ejemplo, si soy diagnosticado con diabetes tipo 2, es común considerar el tratamiento farmacológico (los “remedios”) como la parte más importante del tratamiento. Sin embargo este enfoque no abarca la causa subyacente: la mala alimentación y la falta de actividad física. Entonces, la sociedad empoderada debiera preguntarse ¿Cuáles son las verdaderas causas que nos predisponen a que enfermedades como la diabetes tipo 2 sigan ocurriendo con tanta frecuencia? Siguiendo el mismo ejemplo, si ya conocemos las causas inmediatas de la diabetes tipo 2 debiéramos también preguntarnos ¿Es fácil, o económicamente posible, acceder a comida saludable de manera regular? ¿Se educa realmente a la sociedad acerca de las complicaciones de una dieta desequilibrada? ¿Existen espacios suficientes, seguros y adecuados para que la gente realice actividad física? ¿Conoce la gente los beneficios de la actividad física regular, o los efectos nocivos del sedentarismo? ¿Qué hacen los establecimientos educacionales o de salud respecto a la prevención y educación de las enfermedades que nos afectan? ¿Qué políticas o programas existen para abordar estos problemas? ¿Qué hacen los organismos del Estado para mejorar todo esto? El diagnóstico de diabetes tipo 2 se vuelve, entonces, más complicado que una charla con el nutricionista y un par de medicamentos.

La salud es un derecho. Mientras la gente siga sin empoderarse continuará aceptando pasivamente el modelo asistencialista, sin poder lograr los cambios que acabarán con las causas de los problemas de salud que nos afectan. Empoderarse es también hacerse más responsable y algunas veces las personas prefieren evitarlo (por inmadurez, por ejemplo) para no asumir el trabajo personal en su propia salud. Les resulta más fácil tomar un medicamento que comenzar a cuidarse más.

En general, existen 3 elementos que facilitan este proceso de empoderamiento:

  1. La creación de espacios de participación social, o ampliación de los existentes.
  2. La capacitación de los individuos, lo cual otorga nuevas herramientas y mayor capacidad de acción.
  3. Acciones hacia la tolerancia y la solidaridad, que fortalecen las redes y la identidad personal y/o grupal.

El empoderamiento individual es importante, pero la prioridad es la creación de redes asociativas, consistentes en grupos articulados en torno a valores, objetivos y/o proyectos comunes. Siempre habrán conflictos de poder que los integrantes deberán enfrentar y solucionar para el correcto funcionamiento de la red pero más allá de los posibles problemas, están las posibilidades de solidaridad y cooperación.

Existen también 3 niveles importantes en el “empoderamiento”

  1. Autonomía en las actividades de la vida cotidiana.
  2. Organización en grupos, trabajo colectivo.
  3. La actuación de los grupos en la comunidad.

Estos niveles no son ni obligatorios ni rígidos: cada uno es una forma independiente de abordar la temática del “empoderamiento” y no es necesario un trayecto fijo a través de ellos.

Estamos llamados, como miembros de la sociedad, a empoderarnos y ayudar a los sectores más vulnerables y/o marginados a empoderarse para lograr igualdad y equidad en los provisión de servicios (como educación y salud), exigir el cumplimiento de las políticas existentes y la creación de nuevas políticas atingentes a los problemas que nos afectan. Somos responsables y actores principales de nuestra salud y no solamente testigos.

Anuncios

Tabaquismo en las raíces.

3
Por Gonzalo Muñoz Tapia.

Una mañana paseando por un parque, me llegó una brisa con un olor a tierra húmeda y fragancias verdes que me recordó mi infancia en el jardín de mi abuela en la tranquila y encantadora ciudad de Purén, en el sur de Chile. Me encantó, y me concentré en ella por un instante considerable. Un poco más allá me encontré con una madre que encendía un cigarro frente a la mirada enamorada de su hijo de no más de 3 años. ¿Cuántas alegrías y nostalgias vendrán a ese futuro adulto con el olor tóxico del cigarro? No podría asegurar que eventos así sean una causa escondida del consumo de tabaco, pero no sería capaz de subestimar el poder de las emociones mezcladas con la memoria olfatoria.
Recordemos que, según la Organización Mundial de Salud (2018):

  • El cigarro mata a la mitad de sus consumidores;
  • La mayoría de los fumadores viven en países pobres o en vías de desarrollo (lo cual los empobrece más aún en el mediano y largo plazo, por todo lo que deben gastar en tabaco y en cuidados de salud);
  • De las más de 7.000.000 de muertes anuales, casi 900.000 son en gente que NO FUMA pero que es expuesta a humo de segunda mano;

No hay nada bueno en el cigarro. Nada.

What is “patient centered care”?

We can define “patient centered care” as the practice of caring for patients and their families in ways that are meaningful and valuable to the individual patient. It is based on developing quality of personal, professional, and organizational relationships between health care providers and patients. Furthermore, to help people to be more active in consultations changes a long time of physician-dominated dialogues to those that engage patients as active participants. In this model, the physicians needs to be more mindful, informative, empathic, and collaborative.

2
“Patient centered care”: a mutual agreement.

Sometimes, the health care providers have confusion about what patient-centered care really means, and this can produce efforts that are superficial and unconvincing. For example, structural changes in health system are often emphasized. To have amenities (such as greeters, greenery, gadgetry, etc.) can improve the patients experience, but they don’t necessarily achieve the goals of patient-centered care. All these changes aren’t patient-centered unless they strengthen the patient-clinician relationship, promote communication about things that matter, help patients know more about their health, and facilitate their involvement in their own care.

The physician should invite the patient to participate actively, and must share and seek information tailored to the patients’ needs: “I want to make sure that I’ve helped you understand everything you need to understand about your illness” “Could you tell me what do you understand, and then I can help clarify?

But if the patients haven’t enough information about “health”, they won’t take the best decisions about their diseases/conditions. So, if we want to implement “patient centered care” as a standard, we must start educating the world about what health is, how to look after it, and the risk factors which might have an impact on us. The education is the key!

Atención centrada en el paciente

Podemos definir la “atención centrada en el paciente” como el cuidado de los pacientes y sus familias de maneras significativas y valiosas para el paciente mismo. Está basada en el desarrollo de la calidad de las relaciones (personales, profesionales y organizacionales) entre los trabajadores de la salud y los pacientes. Además, ayudar a la gente a ser mas activa en las consultas cambia esta relación históricamente dominada por el profesional de la salud a un diálogo que compromete al paciente como un participante activo. En este modelo de salud, los profesionales de la salud necesitan ser más conscientes, informativos, empáticos y colaborativos.

2
Atención centrada en el paciente: un acuerdo mutuo.

Algunas veces, los trabajadores de la salud tienen confusiones acerca de lo que significa realmente “atención centrada en el paciente”, y esto puede producir esfuerzos que son superficiales y poco efectivos. Por ejemplo, enfatizar los cambios en la infraestructura o las comodidades de los centros de salud (como recepcionistas, mejoras en la hotelería, etc.) puede mejorar la experiencia de los pacientes, pero no ayuda a alcanzar las metas de la “atención centrada en el paciente”. Ningún cambio es centrado en el paciente al menos que: fortalezca la relación entre el paciente y los profesionales de la salud; promueva la comunicación sobre las cosas importantes; ayude a los pacientes a conocer más sobre su salud o facilite la participación en su propio cuidado.

El profesional de la salud debe invitar al paciente a participar activamente, y debe buscar y compartir información enfocada en necesidades específicas preguntando, por ejemplo: “Quiero estar seguro de que le he ayudado a entender todo acerca de su enfermedad” “¿Puede decirme que entendió acerca de lo que le expliqué para aclarar sus  dudas?

Pero un enfoque como este necesita mucho tiempo por parte del profesional. Además, si los pacientes no tienen suficiente información acerca de la salud, no podrán tomar las mejores decisiones sobre sus condiciones o enfermedades. Entonces, si queremos que la “atención centrada en el paciente” sea efectiva debemos comenzar enseñándole a la sociedad lo que es la salud, como cuidarla, y los factores de riesgo que la pueden deteriorar. La clave es la educación.

Welcome / Bienvenidos.

1 - Copy - Copy
Do we consider patient’s opinion/feelings in the decision-making process?

[ENG]

Patient-centered care is one of the key elements of high-quality care. The patients must be considered as persons in context of their own social worlds, listened to, informed, respected and INVOLVED in their care, because a good outcome must be defined in terms of what is meaningful and valuable to the individual patient. That’s why EDUCATION is so important: if patients must be part of the decisions about their future, they must have enough knowledge about treatment options and the background of their diseases. For me, the true challenge for the new generation in health care system (and for all the society) is EDUCATION, through PROMOTION and PREVENTION. And that’s what is all about in this blog: health and education. Welcome!

[ESP]

La “atención centrada en el paciente” es uno de los elementos más importantes en la atención de buena calidad. Los pacientes deben ser considerados como personas en sus propios contextos sociales, deben ser escuchados, informados, respetados e INVOLUCRADOS en su tratamiento/cuidado, porque un buen resultado debe definirse en términos de lo que es importante y valioso según cada paciente. Es por eso que la educación es tan importante: si los pacientes deben ser parte de las decisiones sobre su futuro, también deben tener el conocimiento necesario acerca de las opciones de tratamiento y el contexto de su enfermedad/condición. Para mí, el verdadero reto para la nueva generación de trabajadores de la salud (y para toda la sociedad también) es la EDUCACIÓN, mediante la PROMOCIÓN Y PREVENCIÓN. De eso se trata este blog: Salud y educación. ¡Bienvenidos!